Francisca y la muerte

Posted in Día de Muertos with tags , on 19 noviembre, 2010 by halloweenpoetico


Ornelio Jorge Cardoso


-Santos y buenos días -dijo la muerte, y ninguno de los
presentes la pudo reconocer. ¡Claro!, venía la parca con su
trenza retorcida bajo el sombrero y su mano amarilla al bolsillo.

-Si no molesto -dijo-, quisiera saber dónde vive la señora
Francisca.

-Pues mire -le respondieron, y asomándose a la puerta, señaló
un hombre con su dedo rudo de labrador:

-Allá por las cañas bravas que bate el viento, ¿ve? Hay un
camino que sube la colina. Arriba hallará la casa.

«Cumplida está» -pensó la muerte y dando las gracias echó a
andar por el camino aquella mañana que, precisamente, había
pocas nubes en el cielo y todo el azul resplandecía de luz.
Andando pues, miró la muerte la hora y vio que eran las siete de
la mañana. Para la una y cuarto, pasado el meridiano, estaba en
su lista cumplida ya la señora Francisca.


«Menos mal, poco trabajo; un solo caso», se dijo satisfecha de
no fatigarse la muerte y siguió su paso, metiéndose ahora por
el camino apretado de romerillo y rocío.

Efectivamente, era el mes de mayo y con los aguaceros caídos no
hubo semilla silvestre ni brote que se quedara bajo tierra sin
salir al sol. Los retoños de las ceibas eran pura caoba
transparente. El tronco del guayaba soltaba, a espacios, la
corteza, dejando ver la carne limpia de la madera. Los cañaverales
no tenían una sola hoja amarilla. Verde era todo, desde el suelo
al aire y un olor a vida subiendo de las flores.
Natural que la muerte se tapara la nariz. Lógico también que ni
siquiera mirara tanta rama llena de nido, ni tanta abeja con su
flor. Pero, ¿qué hacerse?; estaba la muerte de paso por aquí,
sin ser su reino.

Así, pues, echó y echó la muerte por los caminos hasta llegar
a casa de Francisca:
-Por favor, con Panchita -dijo adulona la muerte.
-Abuela salió temprano -contestó una nieta de oro, un poco
temerosa aunque la parca seguía con su trenza bajo el sombrero y
la mano en el bolsillo.

-¿Y a qué hora regresa? -preguntó.
-¡Quién lo sabe! -dijo la madre de la niña? . Depende de los
quehaceres. Por el campo anda, trabajando.
Y la muerte se mordió el labio. No era para menos seguir dando
rueda por tanto mundo bonito y ajeno.
-Hace mucho sol. ¿Puedo esperarla aquí?
-Aquí quien viene tiene su casa. Pero puede que ella no regrese
hasta el anochecer o la noche misma.
«¡Contra!», pensó la muerte, «se me irá el tren de las
cinco. No; mejor voy a buscarla». Y levantando su voz, dijo la
muerte:
-¿Dónde, al fijo, pudiera encontrarla ahora?
-De madrugada salió a ordeñar. Seguramente estará en el maíz,
sembrando.
-¿Y dónde está el maizal? -preguntó la muerte.
-Siga la cerca y luego verá el campo arado detrás.
-Gracias -dijo seca la muerte y echó a andar de nuevo.

Pero miró todo el extenso campo arado y no había un alma en él.
Sólo garzas. Soltóse la trenza la muerte y rabió:
«¡Vieja andariega, dónde te habrás metido!» Escupió y
continuó su sendero sin tino.
Una hora después de tener la trenza ardida bajo el sombrero y la
nariz repugnada de tanto olor a hierba nueva, la muerte se topó
con un caminante:
-Señor, ¿pudiera usted decirme dónde está Francisca por estos
campos?
-Tiene suerte -dijo el caminante-, media hora lleva en casa de
los Noriegas. Está el niño enfermo y ella fue a sobarle el
vientre.
-Gracias -dijo la muerte como un disparo, y apretó el paso.
Duro y fatigoso era el camino. Además ahora tenía que hacerlo
sobre un nuevo terreno arado, sin trillo, y ya se sabe cómo es
de incómodo sentar el pie sobre el suelo irregular y tan
esponjoso de frescura, que se pierde la mitad del esfuerzo. Así
por tanto, llegó la muerte hecha una lástima a casa de los
Noriegas:
-Con Francisca, a ver si me hace el favor.
-Y se marchó.
-¡Pero, cómo! ¿Así, tan de pronto?
-¿Por qué tan de pronto? -le respondieron- . Sólo vino a
ayudarnos con el niño y ya lo hizo. ¿A qué viene extrañarse?
-Bueno…, verá -dijo la muerte turbada- , es que siempre una
hace su sobremesa en todo, digo yo.
-Entonces usted no conoce a Francisca.
-Tengo sus señas -dijo burocrática la Impía.
-A ver; dígalas -esperó la madre. Y la muerte dijo:
-Pues…, con arrugas; desde luego ya son sesenta años…
-¿Y qué más?
-Verá…, el pelo blanco…, casi ningún diente propio…, la
nariz, digamos…
-¿Digamos qué?
-Filosa.
-¿Eso es todo?
-Bueno…, por demás nombre y dos apellidos.
-Pero usted no ha hablado de sus ojos.
-Bien; nublados…, sí, nublados han de ser…, ahumados por los
años.
-No, no la conoce -dijo la mujer- . Todo lo dicho está bien,
pero no los ojos. Tiene menos tiempo en la mirada. Ésa, quien
usted busca, no es Francisca.

Y salió la muerte otra vez al camino. Iba ahora indignada, sin
preocuparse mucho por la mano y la trenza, que medio se le
asomaba bajo el ala del sombrero.

Anduvo y anduvo. En casa de los González le dijeron que estaba
Francisca a un tiro de ojo de allí, cortando pangola para la
vaca de los nietos. Mas, sólo vio la muerte la pangola recién
cortada y nada de Francisca, ni siquiera la huella menuda de su
paso.
Entonces la muerte, quien ya tenía los pies hinchados dentro de
los botines enlodados, y la camisa negra, más que sudada, sacó
su reloj y consultó la hora:
-¡Dios! ¡Las cuatro y media! ¡Imposible! ¡Se me va el tren!


Y echó la muerte de regreso, maldiciendo.
Mientras, a dos kilómetros de allí, escardaba de malas hierbas
Francisca el jardincito de la escuela. Un viejo conocido pasó a
caballo y, sonriéndole, le tiró a su manera el saludo cariñoso:
-Francisca, ¿cuándo te vas a morir?
Ella se incorporó asomando medio cuerpo sobre las rosas y le
devolvió el saludo alegre:
-Nunca -dijo- , siempre hay algo que hacer.

PERSONAJE. James Ellroy

Posted in Blogs on 22 febrero, 2010 by halloweenpoetico
Suplemento Día D
21/02/2010
Aunque dice no estar traumatizado por la muerte de su madre, asegura
que "ella siempre está presente" en su imaginación y que esa obsesión
ha ido adoptando nuevas formas con los años.

"Hace 20 años que dejé de preocuparme del mundo exterior"


James Ellroy (Los Ángeles, 1948) es uno de los grandes escritores de
novela negra contemporánea.

María Jesús Ezquerro

BARCELONA, ESPAÑA

El maestro de la novela negra James Ellroy asegura que vive y escribe
ignorando totalmente el presente y el mundo exterior, del que dejó de
preocuparse "hace 20 años", porque prefiere volcarse en los años 50 y
60, décadas que le obsesionan y que recrea en su imaginación de día y
de noche.

El escritor natural de Los Ángeles (EEUU), que estuvo en Barcelona para promocionar su última novela, "Sangre vagabunda"
(Ediciones B), se muestra casi desafiante a la hora de defender al
personaje público que se ha creado: el de un artista con una tormentosa
vida y aislado totalmente del presente.

En un encuentro con periodistas, el autor de "L.A. Confidencial" y "La dalia negra"
insiste en que sí, es verdad, no tiene móvil, ni se conecta a internet,
y ni siquiera ve la televisión ni lee periódicos ni libros. Sólo sus
propias obras escritas tienen cabida en su casa. "No leo nada", subraya.

Para
conectarse con la vida, tiene suficiente con sus amigos y su novia, y
toda la investigación que necesita para escribir sus libros -"Sangre Vagabunda"
tiene 773 páginas- la encarga a terceros, que se documentan por él y le
envían sus apuntes, con los que Ellroy trabajará y a los que añadirá el
toque de ficción.

"Ignoro totalmente el presente porque quiero
ser lo más eficaz posible en mi trabajo", afirma, tras subrayar que,
por ejemplo, no pensaba salir del hotel durante su estancia en
Barcelona y que, en Los Ángeles, suele merodear de noche por su
apartamento, de una habitación a otra, con las luces apagadas,
dedicándose "sólo a pensar".

De esta manera, surgió "Sangre Vagabunda",
que retrata una Norteamérica racista y conservadora en la que la
corrupción está extendida a todos los niveles, y que cierra su Trilogía
Americana, integrada también por "América" y "Seis de los grandes".

"El
poder corrompe a algunas personas, pero no a todas. Yo intento no hacer
generalizaciones. Los actos de los protagonistas hablan por ellos. Es
el lector el que debe llegar a sus propias conclusiones", asevera.

Al
igual que en otras de sus obras, Ellroy utiliza sus propias
experiencias vitales para dar vida a sus personajes, que se mueven en
su última obra en el verano de 1968, cuando las conspiraciones sobre la
muerte de Martin Luther King y Robert Kennedy empiezan a aclararse.

Es
el caso del detective privado Don Crutchfield, que hereda del escritor
su pasado de "voyeur", y que está inspirado en un amigo íntimo que fue
detective de famosos en el Hollywood de los años 50.

Dwight
Holly, el matón preferido de J.Edgar Hoover, vive en la novela un
colapso nervioso, episodio que experimentó el propio escritor poco
antes de empezar a trabajar en "Sangre vagabunda", en la que
también se nutrió del divorcio de su segunda esposa y la relación
sentimental que inició con dos mujeres, una de ellas embarazada de otro
hombre.

Recurrir a su propia trayectoria vital es un ejercicio
literario que Ellroy ha hecho siempre y que alcanzó su punto álgido
cuando recopiló en "Mis rincones oscuros" toda la documentación y los
recuerdos sobre el asesinato de su madre, crimen sin resolver que
ocurrió cuando tenía diez años.

Aunque dice no estar
traumatizado por la muerte de su madre, asegura que "ella siempre está
presente" en su imaginación y que esa obsesión ha ido adoptando nuevas
formas con los años.

Tras cerrar la trilogía que dice le convertirá en "el mejor novelista
histórico", Ellroy tiene en mente otra ambiciosa obra de cuatro
volúmenes ambientada en una América anterior a la que ha descrito hasta
ahora y de la que no quiere dar más detalles.

Antes,
sin embargo, los lectores de este escritor de casi 62 años podrán
devorar un libro autobiográfico que saldrá esta primavera, "La
maldición de Hilliker", que versa sobre él y sus relaciones con las
mujeres, otra de sus obsesiones.

Ellroy no quiere que lo
relacionen con ningún escritor del presente, ni siquiera con otros
autores de novela negra americana, y asegura no tener tampoco ni idea
de ningún fenómeno de novela negra en los países nórdicos. Debe ser de
los pocos que no ha leído a Stieg Larsson.

Por su parte, Abc.es reprodujo algunas interrogantes que le fueron formuladas a Ellroy y las respuestas que éste dio.

-Me
he convertido en algo más grande y todo ha cambiado: el escenario
geopolítico, el deseo de trascender de los personajes… «Sangre
Vagabunda» es un gran trabajo de ficción popular americana, la
recreación de un período histórico a través de la ficción. Porque,
créame, es ficción.

-Hay aspectos de ficción y personas reales,
pero estas personas están muertas y no pueden ver lo que hago (sonríe).
Es una manera de que mis historias resulten más creíbles, ya que todos
somos escépticos respecto a nuestra propia historia. Yo soy
estaodounidense y no me creo la versión oficial de la historia
americana. Es más: nadie se cree la versión oficial de la historia, así
que si le das un aspecto real, te la puedes acabar creyendo.

-Nada
después de 1972 me interesa. Los sesenta fueron una época tremenda de
revolución y quiero reescribirlos para poder revivirlos. Y la mejor
manera de hacerlo es ignorar la cultura actual. No tengo móvil, ni
ordenador, ni televisión. No leo libros ni periódicos. Vivo aislado
para poder revivir mejor los periodos sobre los que escribo.

-Si. Solo necesito mis libros, a mi novia y a Beethoven.

PERSPECTIVA

Posted in Día de Muertos with tags , on 19 enero, 2010 by halloweenpoetico

suplemento dia D

17/012010

Reflexiones Muertas

Nos jactamos de nuestra riqueza,
inteligencia o belleza, y ellas nos llenan de altanería y seguridad;
nos hacen sentir superiores, nos hacen creer falsamente que somos
especiales, en un mundo donde lo común se divide en secciones y lo
abarca todo.

Hel Roy

PA-DIGITAL
Llega un momento en la “vida” de todo muerto, en que se pone a pensar
sobre cosas mortales; mientras espera a que un Dios baje o un Demonio
suba, a reclamar su alma.Ese momento ya me llegó; además, ¿qué más puedo hacer aquí encerrado?
Aparte de sentir ese molesto cosquilleo, producto de los gusanos, que
no saben hacer otra cosa que comerme.

Ahora bien, ¿en qué iba?
¡Oh sí! Pensamientos mortales; durante todo el tiempo que llevo muerto;
que a decir verdad no sé cuánto es; he meditado mucho sobre lo que fue
mi vida; sobre las cosas que hice y las que dejé de hacer, y fueron
estas últimas las que más me duelen; porque una vez que estás dentro de
tu ataúd, completamente sólo, sin esperanza alguna de que el sol te dé
una nueva oportunidad, te das cuenta de que muchos de tus temores no
tienen sentido alguno.

Como por ejemplo, aquel amor que nunca me
atreví a revelar, por temor a no ser correspondido, aquellas ideas que
me trague por miedo a que no fueran aceptadas o las veces que escondí
quién realmente yo era, para evitar el rechazo de los demás; y ahora me
pregunto: ¿A qué le tenía miedo? No iba a morir por hacer tales
cosas… y aun si hubiera muerto, tal vez entonces no estaría lleno de
remordimiento por haber sido un cobarde.

Pero la vida no es sólo temores, también hay grandes fortalezas; aunque debo admitir que la
mayoría tampoco son gran motivo de alegría o alarde.

Yo las dividido en 3: materiales, mentales y físicas. Nos jactamos de
nuestra riqueza, inteligencia o belleza, y ellas nos llenan de
altanería y seguridad; nos hacen sentir superiores, nos hacen creer
falsamente que somos especiales, en un mundo donde lo común se divide
en secciones y lo abarca todo.

¿Y para qué? Mírenme a mí; un intelecto privilegiado que me llevó a los
más altos estándares del conocimiento humano. ¿Y para qué? Para estar
tan concentrado en adquirir más conocimientos, que no me percaté a
tiempo, de la enfermedad que me iba absorbiendo. Sí. Debo admitir que
esos conocimientos me llevaron a la fortaleza número 1, y es que el
dinero era algo que jamás escaseaba en mis manos. ¿Y para qué? Para no
poder comprar lo único que realmente quería y necesitaba… Tiempo.

Aunque pude comprarme el atuendo que llevo puesto; un par de zapatos, un traje
de diseñador famoso y un gran anillo de oro. ¿No lo encuentran
fascinante? Cómo queremos darle un mayor valor a las cosas materiales,
que hasta nos enterramos con ellas, como si nos fueran a servir de algo
en esta apretada prisión.

Aunque mi anillo me trae buenos
recuerdos: hacerme enterrar con estas cosas fue una muy tonta idea
humana. Hubiera dejado que las vendieran para alimentar a los
desamparados. No sé… tal vez hubiera donado mis órganos… ¡Órganos!
Sabía que todo esto tenía una razón de ser. ¡Ya recuerdo por qué
desperté! Por el fuerte sonido que hacía mi pútrido corazón al latir
estático. Y es que lo único que logré arrastrar conmigo es algo que ni
el dinero ni la inteligencia ni la belleza me dieron: es el calor que
me protege del frío que significa estar muerto… es amor.

Aquel sentimiento inexplicable que le da significado a nuestro existir: que
se adapta a cada persona y es más universal de lo que llegamos a creer.
El amor es tan magnífico, que no se puede comprar; es tan sobrehumano,
que no se puede comprender; es tan sublime, que es ciego. ¿Por qué no
me di cuenta de eso cuando estaba vivo?

Nota extraída de: http://www.pa-digital.com.pa/periodico/edicion-actual/dia_d-interna.php?story_id=876831&edition_id=20100117#ixzz0d46RxsJ7

Ver más noticias en el Panamá América

Un autor panameño

Posted in Blogs, Libros with tags , on 14 diciembre, 2009 by halloweenpoetico

WWW.KLDOTV.COM

Un autor panameño presentará en México
una novela sobre sociedades secretas


Eduardo Verdurmen llegará con mil ejemplares
de "Rex Angelorum" a la Feria…

24/11/2009 4:39 PM
Panamá, EFE

Panamá,
24 nov (EFE).- El escritor panameño Eduardo Verdurmen, éxito de ventas
en Panamá con su primera novela, "Rex Angelorum", una historia de
arcángeles, religiosos y sociedades secretas, viajará a México para
presentarla en la XXIII Feria del Libro de Guadalajara, informó hoy la
casa editorial que representa al autor.

Verdurmen
llegará con mil ejemplares de "Rex Angelorum" al evento literario y el
domingo próximo, un día después de la inauguración de la feria, tendrá
lugar la presentación, dijo a Efe el gerente de la Editorial Exedra de
Panamá, Rogelio Terán.

"Rex Angelorum"
ha sentado un precedente en Panamá por el tema fantástico que maneja y
el interés que ha despertado en el mercado de lectura juvenil, que
consume títulos como los de la saga de Harry Potter y "Crepúsculo", por
lo que esperan "sembrar la expectativa" en Guadalajara, indicó Terán.

La
novela, de 492 páginas y de la que se empezará a rodar una película de
producción panameña en 2010, narra la historia de un hombre ordinario
que ignora que en realidad es un arcángel (Uriel) a punto de transmutar.

La
reseña que se distribuirá en la Feria de Guadajalara destaca que en la
trama "bandos celestiales y demoníacos, religiosos y sociedades
secretas, combatirán a muerte, unos para protegerlo (al arcángel Uriel)
y otros para impedir que cumpla su designio divino: salvar a la
humanidad".

"’Rex Angelorum’, primera
novela de Verdurmen, es un exquisito cóctel de acción, thriller
policíaco y fantasía", señala la Editorial Exedra, que he realizado un
tirada de 5.000 ejemplares, 4.000 de los cuales ya se venden en Panamá.

La primera edición, de unos 900 ejemplares, estuvo a cargo de la Editorial 9 Signos de Panamá.

La
Editorial Exedra, por su parte, ya planea una tercera edición de más
ejemplares, en tapa suave y a un precio más accesible para el mercado
de Centroamérica, Suramérica y México, señaló Terán.

Terán
agregó que la Editorial Exedra tiene los derechos para los próximos
cinco libros de Verdurmen, entre estos la segunda, tercera y cuarta
parte de "Rex Angelorum".

NOVELA AL ESTILO DE DAN BROWN

Posted in Blogs, Libros with tags , on 14 diciembre, 2009 by halloweenpoetico

CULTURA
10 de agosto de 2009


Ángeles y Panameños

ERROL E. CABALLERO

ecaballero@laestrella.com.pa

El realizador Eduardo Verdurmen presentará hoy la novela
‘Rex Angelorum’, así como también el ‘trailer’ del filme que esta historia ha
inspirado

Cultura PANAMÁ. De la noche a la mañana, el Aeropuerto de
Tocumen es invadido por grupos de diferentes religiones que llegan al Istmo.
Aunque sus creencias son diferentes, los religiosos arriban a Panamá con un
objetivo en común: localizar a un contable que, a pesar de no tener consciencia
de ello, es la reencarnación del arcángel Uriel.

No, no se trata de una historia extraída de una novela de
Dan Brow. Lo relatado en el párrafo anterior constituye la síntesis de la
novela “Rex Angelorum”, que representa el debut literario del roquero,
guionista y director de efectos especiales, Eduardo Verdumen. El libro será
presentado la noche de hoy en el Sky Bar de Bennigans, junto a un
“mini-trailer” de un filme que esta historia ha inspirado, y que se comenzará a
filmar a mediados del próximo año.

Este proyecto literario y cinematográfico nació hace
aproximadamente tres años y medio, cuando Verdurmen escribió un guión de 80
páginas que envió al Programa Ibermedia, una iniciativa internacional que
fomenta la industria del cine a nivel latinoamericano y de la que Panamá forma
parte.

Verdurmen recibió 10 mil dólares por parte de Ibermedia para
culminar el guión. Poco tiempo después fue contactado por una editorial
española que mostró interés en que esta “thriller” religioso se transformará en
una novela.

Después de varios años de trabajar en la obra, finalmente la
misma nunca fue editada en España, a razón de la crisis económica que
actualmente golpea al sector editorial de aquel país.

No obstante, Verdurmen no se dio por vencido y acudió a la
editorial panameño 9signos, que financió la publicación de la novela, cuya
impresión en tapa dura cristalizada corrió a cargo de Universal Books.

“Es una novela coral en la que hay seis situaciones que se
van entrelazando. La trama principal ocurre en Panamá”, explica Verdurmen,
quien confiesa que nunca se había leído una novela en su vida.

Pero la historia de “Rex Angelorum” no finaliza aquí.
Verdurmen tuvo que condensar los mejores capítulos del libro en una segunda
versión del guión, que también fue aprobada por el Programa Ibermedia. Además
del financiamiento recibido por este fondo internacional, Verdurmen espera
involucrar a países como Puerto Rico, México y Colombia en la producción de
este filme.

Asimismo, tanto él como los productores de Jaguar Films,
empresa en la que labora, esperan reunirse con representantes del Instituto
Nacional de Cultura (INAC) para analizar la posibilidad de que parte del costo
de la película se financie a través del Fondo para el Desarrollo
Cinematográfico y Audiovisual Nacional, que es administrado por dicha
institución gubernamental. Verdurmen confía en poder bajar la cifra de tres
millones de dólares, que sería lo que actualmente costaría llevar “Rex
Angelorum” a las salas de cine.

El protagonista de la novela es una panameño que no tiene
idea de que en su interior dormita el cuarto arcángel de la Biblia. “Excepto cuando
atraviesa una calle y la gente muy pobre o humilde si lo ven como es en
realidad: se le arrodillan, le prenden velas, etc. Cuando finalmente se percata
de que es un Arcángel, entra en conflicto consigo mismo”, indica el autor.

 

Entrevista con Eduardo Verdumen

Posted in Blogs, Libros with tags , on 14 diciembre, 2009 by halloweenpoetico


Suplemento Día D
13/12/2009
Rex Angelorum,
visto y desaparecido en Guadalajara

El próximo paso es promocionar la
versión en inglés de Rex Angelorum, tanto impresa como en ebook,
tomando en consideración de que se tiene presencia internacional y que
para el próximo año comenzará la filmación de la película en Panamá.

Egbert Lewis y Adiel Bonilla

PA-DIGITAL

En medio 1,925 casas editoriales y quinientos escritores oriundos de 17
países, no fácil captar la atención, pero toda regla tiene su
excepción. Así lo confirmó el escritor panameño Eduardo Verdumen,
durante su presencia en la Feria del Libro (FIL) de Guadalajara,
México, que este año fue visitada por más de 600 mil personas.

La
presencia de Rex Angelorum, el más reciente fenómeno de la literatura
panameña, se extendió hacia el norte del continente conquistando
aplausos y el reconocimiento del público que asistió a la FIL de
Guadalajara, que cerró a principios de esta semana.

Eduardo
Verdumen, autor de la pieza literaria que narra la historia de un
arcángel panameño que se ve inmerso en una suerte de intrigas, llegó a
la FIL de Guadalajara con 1,000 copias de Rex Angelorum, las cuales se agotaron en medio de titanes como "El símbolo perdido", de Dan Brown y los tres volúmenes de "Millenium", de Stieg Larsson que fueron protagonistas de la feria junto a la saga de vampiros de moda, "Crepúsculo", de Stephenie Meyer.

Además de la promoción de Rex Angelorum,
el novel escritor participó en numerosas entrevistas de prensa, radio y
televisión y fue asediado por lectores de todas las edades, movidos por
la temática de la obra, nada malo para alguien que confiesa que antes
de escribir el libro leía muy poco.

díaD: ¿Cuéntenos cómo le fue?

Eduardo Verdumen
(EV): Excelente. Quiero agradecer a la
editorial Exedra por el gran apoyo que me han brindado. Entre
entrevistas de radio y televisión, montaje del stand, preparativos de
la presentación, reuniones y negociaciones. Pienso que nos fue mejor de
lo que esperábamos.

díaD: ¿Qué percibió de la crítica?

EV:
Ante la gran demanda por los libros, los grandes críticos quedaron
impresionados por el tema de los arcángeles y la portada llamó mucho la
atención. El solo hecho de que empezó como un guión, luego pasó a ser
un libro y nuevamente a un guión, ha dejado mucha expectativa e interés
entre los que se presentaron.

díaD: ¿Se pudo vender?

EV:
Claro. Con la oportunidad de tener un stand en el área internacional en
donde logramos mostrar al público la novela Rex Angelorum, vendimos los
1000 ejemplares que se llevaron. Mucho impulsó la venta la firma de
libros que se pudo dar en nuestro stand: Granica y librería Gonvil y en
la misma presentación.

díaD: ¿Qué contactos pudo hacer?

EV:
La novela se vendió por sí sola. El solo hecho de tener un tema de
arcángeles causó mucho interés. Se pudo colocar el libro en Granica,
Librerías Gonvil y librerías León. Además, un par de las grandes casas
editoriales del mundo quedaron muy interesadas.

díaD: ¿Ante cuántas personas expuso su obra?

EV:
La FIL de Guadalajara es la feria más importante y la más grande del
habla hispana . A pesar de la conferencia magistral de Orhan Pamuk,
ganador del Premio Nobel en Literatura que se efectuó paralelamente y
los cientos de títulos presentándose, la asistencia a nuestra
presentación fue todo un éxito. Los mismos organizadores de las
presentaciones quedaron asombrados por el hecho de que a pesar de la
conferencia de Pamuk, asistiera tanta gente a la nuestra.

díaD: ¿La asistencia a esta feria y los resultados obtenidos llenaron sus expectativas?

EV:
Con más de 34 mil metros cuadrados de área de exposición, autores,
agentes literarios, bibliotecarios, libreros, más de quince mil
editores y más de mil 600 casas editoriales de 40 países visitan la FIL
de Guadalajara, definitivamente que sí.

díaD: ¿Qué viene ahora?

EV:
Seguimos con la promoción nacional y a nivel internacional. Preparar
este libro en versión ebook y comenzar a editar la versión en inglés.
El segundo libro ya está en proceso, además de otros libros que saldrán
bajo el mismo sello editorial, Exedra.

díaD: ¿A qué atribuye el éxito que ha tenido su libro ?

EV:
Más allá de una historia interesante, hay varios factores que han
colaborado. Primero, la importancia de contar con el respaldo de
empresas editoriales serias. Después la forma creativa en la que se
hizo el lanzamiento, no con la clásica presentación de una obra
escrita. Me refiero a que fue presentada como una película, con
imágenes, iluminación, efectos de sonido, pantalla gigante, etc. Eso
ayudó mucho.

Y luego vino el apoyo de los medios para llevar el
mensaje al público. Tuve la colaboración tanto de la prensa escrita
como de la televisión, y todo coincidió también con la Feria del Libro
en Panamá, donde también estuvimos presentes. El resultado fue que se
vendió el primer tiraje de 600 libros de Rex Angelorum en solo 6 días.
Es la primera vez que algo así pasa en Panamá.

díaD: ¿Cuál ha sido el camino recorrido en la parte editorial?

EV:
La primera versión la trabajó la Editorial 9Signos, luego fue revisada
y mejorada, y ahora está bajo el sello Exedra Editorial.

díaD: ¿Qué proyección internacional se tiene para la obra?

Exedra
Editorial ya publicó 4 mil copias, de las cuales 1,000 se llevaron a
México. Y para el 2010 está programado el lanzamiento mundial. Para
ello, ya se está traduciendo Rex Angelorum al inglés, holandés y
japonés.

díaD: ¿Y la idea original de que fuera una película continúa en pie?

EV:
Sí, claro, la película está programada para filmarse el próximo año.
Tal vez comenzamos al revés. Una casa editorial que conoció el guión
original, en España, preguntó si podían ver el libro de donde había
salido el guión para la película. Se sorprendieron cuando les comenté
que no había libro, solo un guión de 80 páginas para realizar una
película de bajo presupuesto.

Así nació toda esta aventura de
escribir el libro antes de que se filme la película. Sí, suena extraño,
pero así se han dado las cosas con Rex Angelorum.

díaD: ¿Se considera un escritor?

EV:
Sí, el asunto es que no soy un escritor literario. Tomé un curso de
literatura que me abrió los ojos de lo que es escribir literatura. Pero
Rex Angelorum es una obra completa desde su estructura y presentación
narrativa, porque contó con revisión y asesoría de personas versadas en
el tema, tanto en España como en Panamá.

Por eso siempre digo
que ha sido un gran esfuerzo con muchas horas de trabajo, pero en
equipo. Yo solo soy una de las partes de este gran proyecto.

díaD: ¿Antes de escribir leía literatura?

EV: Muy poco. La literatura no la entendía. Además, mi trabajo me absorbía y me quedaba poco tiempo.

Pero
siempre sacaba un espacio para leer historias científicas, y obras tipo
Twilight (Crepúsculo), que han sido llevadas con éxito al cine. Me
gusta mucho este tipo de escritos porque al leerlos uno se imagina en
la mente la película.

díaD: ¿Aplicó ese mismo método a su obra?

EV:
Sí, tratando de que la historia se fuera recreando en la mente del
lector. Y aunque no soy un escritor literario, fue muy provechoso el
curso que tomé con el profesor Ariel Barría. Él es un gran escritor y
un excelente facilitador, sus clases me han aportado muchos recursos
que podré usar en el futuro.

díaD: Este tipo de escritos “fantásticos” llama mucho la atención en la juventud, ¿pero podrá incentivarlos a leer literatura?

EV:
No hay duda de que este tipo de obras le agrada mucho a la juventud.
Allí está el fenómeno de El Crepúsculo (en cartelera ahora). Por
ejemplo, mi hija se había leído el libro en cuestión de dos semanas. Y
se vuelve como algo contagioso entre sus amigos, que al final todos
terminan comprando el libro. Esto es positivo porque incentiva la
lectura en los jóvenes, que eventualmente se interesarán en obras de
perfil literario.

díaD: ¿Y la película será una producción panameña?

EV:
Bueno, se rodará totalmente en Panamá y con un 60% de actores
panameños, pero los recursos provienen de un grupo financiero de cuatro
países: España, Puerto Rico, México y Colombia. Además del apoyo que
nos está dando IBERMEDIA.

díaD: ¿Qué tiempo tomará el rodaje?

EV: Serán seis semanas de filmación, el resto del año en posproducción y para el 2011 debe estar saliendo al mercado.

díaD: ¿Cuál será el presupuesto?

EV:
Tres millones de dólares. Quienes han hecho cine saben que es poco,
pero para una película latina es una inversión considerable.

díaD: ¿Cuál será su papel?

EV:
Además de guionista, seré también el director. Y aunque trabajo la
animación, no me voy a involucrar en este aspecto, lo dejaré en manos
de expertos en efectos especiales… solo estaré supervisando.

díaD: ¿Cómo está entrelazado su proyecto fílmico con Panamá?

EV:
Muy ligado. El cine con identidad es también una forma de hacer Patria.
Detrás de todo está la intención de que se conozca nuestro país, y
también su potencial como locación para filmar.

Vamos a trabajar
desde Panamá, para exportar un material de calidad que hable de que
aquí hay talento y deseos de hacer las cosas bien. Además, tenemos un
país hermoso… ¡Yo no lo cambio por nada!

Y en el campo de la
filmación, Panamá ofrece muchas ventajas. Primero, tenemos dos mares
con características distintas: uno con olas y otro tranquilo y con
arrecifes de corales. Tenemos un desierto, valles, bosques, selva,
montañas, entornos urbanos impresionantes como la Cinta Costera, el
Coastway, etc.

Es decir, tenemos muchas locaciones en menos de 7
horas de viaje. En otros países trasladarte a distintos escenarios para
filmar, puede tomar semanas.

díaD: ¿Después del éxito inicial del libro, qué representa para usted que el rodaje de la película sea un hecho?

EV:
Es como un sueño. Siempre quise ser director de cine, pero no tenía los
recursos para estudiar la carrera. Y después de tantos años de estar
ligado de una u otra forma a la industria fílmica, Rex Angelorum es un
sueño hecho realidad.

Información – En la siguiente dirección puede
ver un video

http://www.youtube.com/watch?v=VB_BTdsW-YQ sobre la
participaci?erdumen en la FIL.

Cuentos Cortos

Posted in Cuentos de Terror with tags , on 14 diciembre, 2009 by halloweenpoetico


Suplemento Día D

13/12/2009

Los Espantos


Autor: Andrés Villa

Cuando los espantos que los habían atormentado, desde los tiempos de
sus tatarabuelos, aparecieron durante ese sábado de fiesta en honor al
santo patrono, se formó una gran conmoción.

La
Tulivieja, Señiles y El Judío Errante avanzaban por el medio de la
calle principal, rodeados de los niños del pueblo, que los atormentaban
a medida que se acercaban al palco de las autoridades. A los que creían
que sólo eran frutos de leyendas y cuentos, les era difícil ver aquella
decrépita anciana a la que los pequeños jaloneaban sus vestidos.

Con
Señiles la cosa era distinta, su porte de cholo macizo que contrastaba
con la desilusión que había en su mirada, alejaba a la mayoría de los
chiquillos. A medida que caminaba, miraba todo con extrañeza y algo de
desprecio. El Judío Errante, que no era nadie más que Caín, el primer
homicida de la historia, avanzaba ansioso y sudoroso.

Por fin,
llegaron al sitio sobre la plaza donde estaban celebrando los notables
del poblado con el Alcalde, el obispo y el Corregidor de turno. El trío
de fantásticos personajes, quedó algo distante de las autoridades por
el tumulto que los acompañaba.

- ¡Hombre, carajo, qué pasa! ¡Dejen el paso libre! ¡No jodan¡- gritó el Alcalde.

Sus palabras sirvieron de paliativo para el alboroto de los curiosos.
Una vez calmada la algarabía, el enérgico funcionario conminó a los
recién llegados a acercarse, a decir sus nombres y explicar los motivos
que traían.

Un
silencio rotundo llenó el lugar frente a la iglesia. La noche era
iluminada por las luces de los faroles y una gran luna llena que
colgaba de un cielo con algunos jirones nubosos. La brisa de verano
ronroneaba entre las ramas de los árboles.

La vieja de uñas largas, rostro arrugado y descuidada cabellera cana fue la primera que dejó oír su voz.

-
Señor Alcalde, primero aleje a estos salvajes de mi alrededor. Mire
cómo han dejado mis ropas. Desde hace siglos que las visto y nunca
habían sido tan maltratadas, como desde que entré a este pueblo.

Hablaba y miraba temerosa a los chiquillos que asomaban sus caras por entre las piernas de los mayores.

El Gobernador les dirigió a los incriminados una terrible mirada, que los hizo quedarse quietos.

-
Señor, mis compañeros, Señiles, Caín y yo, La Tulivieja, estamos
cansados de vagar solos por el mundo. Arrastramos una pesada condena,
por crímenes que si alguna vez cometimos, creemos que deben ser
olvidados. Venimos a pedir su indulto.

El Alcalde asombrado miró al Corregidor, y le preguntó si existía
alguna denuncia contra ellos. Al ver sus dudas, lo mandó a averiguar en
las computadoras policiales y a la vez le ordenó al alumno más
aventajado del primer ciclo, que buscara en Internet a ver si
encontraba algo sobre los extraños. Mientras tanto, al ver la gran
admiración que despertaban los espantos, buscó sacarle provecho al
asunto y los invitó a sentarse y a participar en la gran comilona que
habían interrumpido.

– Hoy es día de fiesta y ustedes son mis invitados. Si son culpables de algo, ya veremos después.

En la gran carpa, reinaron otra vez, la alegría de los brindis y el
sonido de las cervezas al destaparse, se juntaron con los ruidos de los
crujientes chicharrones recién sacados de la paila, al ser triturados a
dentelladas por los invitados y con el sorber de los tomadores de
sancocho. Mientras, se oían el acordeón del baile cercano, las salomas
de las cantantes y los tambores.

Al rato, regresó el Corregidor
quien dijo que existía un centenar de denuncias contra la Tulivieja,
por abandono y maltrato de menores, en distintas partes del país, pero
que ninguna era apoyada con suficientes causas. El aventajado escolar
también llegó desde la Internet y aportó que la vieja era famosa en
toda América Latina, pero en los Estados Unidos no se sabía nada de
ella. Todos achispados por el consumo de licor, y la alegría de la
fiesta dedicaron un gran aplauso al añejo personaje, que se entretenía
chupando un gran chicharrón, ya que con su boca desdentada no podía
hacer más. Hubo alguien que la invitó a que mejor probara el sancocho
aguado que estaban sirviendo o que comiera algo más suave como las
carimañolas.

— Caín fue el que mató Abel. Así lo encontré en
el buscador que me refirió a la Biblia. Allí se señala que se dedicaba
a la agricultura—, aclaró el estudiante.

Todas las miradas
condenaron a Caín, que sólo atinó a bajar su torva mirada y a decir,
con acento extranjero, que eso había pasado ya hacía más de 5,000 años,
y que estaba agotado de vagar por todos los caminos del planeta. El
tinterillo del pueblo se tomó un buen trago de ron, y desde su puesto
dijo solemnemente:

– Ese crimen prescribió. Eso sucedió en
los inicios del Génesis, una parte de la Biblia que más se asemeja a un
libro de cuentos, pues habla de un jardín que nadie sabe dónde estuvo,
de serpientes y manzanas mágicas. Creo que a Caín lo hemos condenado
sin razón. En esa época, sólo había en el mundo cuatro personas y no
pudo haber testigos, pues Adán y Eva eran los padres del acusado y no
pudieron declarar contra su hijo, el otro era el muerto.

Un
gran aplauso atronó en la carpa en honor a Caín y a su defensor. Pero
el obispo, frunciendo el ceño, se revolvió intranquilo en su taburete.

Poco
a poco, las miradas se fueron centrando en el cholo Señiles, que comía
y comía todo lo que le ponían por delante. Le gustó mucho la ensalada
de fiesta, esa de papas a las que las remolachas le regalan su color.
Ya se había sorbido tres platos de la clara sopa; y llevaba otros tres
de la ensalada aquella, con arroz con pollo y sus respectivas presas de
puerco frito. Había provocado el temor de las cocineras, que temían que
él solo acabara con todo y no pudieran llevar las sobras para los de su
casa.

–¡Joo en mis tiempos los sancochos sí eran sancochos!
¡Espesitos! No este miao de vieja que me han servido. Lo que sí ‘ta
bueno es la ensalada. Niña, sírvame otro poquito más, con otra buena
presa de puerco. Y por favor si tiene chicha fuerte traiga, pero en
totuma, que soy invitado del Alcaide. La petición provocó asombro a
todos.

Muchos no se acordaban de los crímenes que habían
obligado a Señiles a ser considerado un espanto en el folclor popular.
Uno de los que acompañaba al Corregidor, se levantó y preguntó:

-¿Bueno, y usted qué fue lo que hizo?-

Con la boca llena, Señiles no atinó a contestar. Pero uno de los maestros invitados al acto salió al paso.

-
¡Oye! Tú no sabes, que éste fue el famoso personaje que salió a cazar
en Viernes Santo y que fue condenado por el cielo a vagar por los
montes, cuidando a los animales heridos por los cazadores furtivos.

¡Uuuufaaa! Un resoplido de desilusión se oyó en toda la plaza. Según
todos, en estos tiempos en que no se respetaba nada, cazar en Viernes
Santo no representaba ningún pecado. Los espantos comenzaron a recibir
dinero, regalos de todas clases y hasta la promesa de puestos de
trabajo en el Municipio del distrito, para que pudieran rehacer sus
vidas. Uno de los representantes del corregimiento por donde corría la
quebrada, donde los supersticiosos decían que aparecía la Tulivieja,
hasta propuso que se la condecorara, con una medalla al mérito
ciudadano. Dijo que gracias al temor de encontrarse con ella, los que
botaban toda clase de desperdicios en el cauce de la corriente de agua
habían dejado de hacerlo.

Cuando las cosas llegaron a ese
extremo, la cara del obispo se puso roja del disgusto e incorporándose
comenzó a regañar a todos.

-¡Parece mentira que ustedes, las
personas más respetadas de este pueblo, respalden con aplausos y
aprueben los hechos de estos tres nefastos personajes! ¡Que se hayan
igualado a ellos, al sentarlos a la mesa principal de la festividad de
nuestro santo patrono! Esta mujer, la Tulivieja, que durante años ha
sido el símbolo del demonio, de la depravación femenina y que nos ha
atormentado a todos en las noches oscuras, no tiene perdón de Dios.

Ante las acres palabras del prelado, la alegría se marchó de la tolda, dando paso a la reflexión. Pero su diatriba continuó.

-¡Cómo
es posible que regalen y festejen al mayor asesino que ha tenido la
historia del hombre! Un malvado, que por envidia a la preferencia
divina, asesinó a una cuarta parte de la humanidad que poblaba al mundo
en esos días. Y que se manifiesten tan despectivamente del viejo
testamento. ¡Asesino! ¡Fratricida! ¡Asesino, la sangre de Abel clama
por justicia al Señor!

Cuando el enfurecido obispo quiso apuntar
sus quejas contra el tercer personaje, no lo encontró. Su puesto estaba
vacío. Uno dijo que Señiles, después de haberse tomado tres grandes
totumas de chicha fuerte, fue visto tambaleante por los alrededores del
baile. Que sacaba a bailar a las mujeres ajenas y se negaba a pagar la
cuota, pues vociferaba a toda voz que era invitado del Gobierno.

La
mitad del pueblo se puso del lado del obispo, pero la otra, encabezada
por el Alcalde apoyaba a los advenedizos. El dirigente, furioso, entre
trago y trago de aguardiente decía que el eclesiástico había ofendido a
sus invitados y que eso no se lo permitiría, por más que dijeran que se
encontrara bajo los efectos del alcohol. – No importa que esté
borracho, a mí usted me respeta-.

El tumulto fue grande, pues
ambas facciones se fueron a las manos y se agredieron con piedras y
palos. El obispo arengaba a sus huestes desde el atrio de la iglesia;
mientras que los otros recibían órdenes desde el Palacio Municipal, al
otro lado de la plaza. Al final la policía tuvo que intervenir para
separarlos.

Al día siguiente, se supo que los tres personajes
eran impostores que quisieron aprovecharse y gozar de la fiesta. El
jefe de la Policía citó al obispo y al Alcalde, y los recriminó
diciéndoles que cómo era posible que se hubieran olvidado de la vieja
Petra, la que vivía apartada de todos, por los lados altos del río.
Sobre el cholo, mencionó que era famoso en toda la región por dormir de
día y robar gallinas en la noche. El otro era un colombiano que estaba
de paso y al que se le acusaba de urdir la estratagema que terminó en
tumulto.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.